Cómo conseguir un bronceado perfecto

Quantisol

Señoras y señores, llega el momento de desempolvar faldas, shorts, chanclas y bikini. El verano ha llegado y con él, el fin de la palidez invernal. Conseguir un bronceado perfecto es uno de los temas que más interés cobra en la época estival. En los últimos años, además, cada vez más gente aprovecha los beneficios de la nutricosmética y la cosmética bio para conseguir un tono uniforme, gradual y seguro. Revisamos los must have más naturales para un bronceado perfecto y duradero.

1. Fotoprotectores naturales

A la hora de elegir una crema solar fotoprotectora, hay que evitar las que contienen parabenos, níquel o perfumes con alérgenos. Es mejor optar por filtros solares microencapsulados de alta eficacia, que protegen incluso a las pieles más sensibles, sin descomponerse. Además,  una buena crema solar debe llevar sustancias naturales que activen el bronceado, estimulando la melanina y garantizando un bronceado homogéneo y duradero como el áloe vera, el té verde y lirio blanco y el extracto biológico del árbol de las mariposas.

Cremas solares Quantisol para un bronceado natural

 2. Complementos naturales

También se puede potenciar el bronceado desde dentro tomando complementos alimenticios ricos en betacarotenos, vitamina E y zinc, entre otros. Esta combinación se ha demostrado efectiva en la potenciación del bronceado ya que estimulan la producción de melanina. Actúan de forma gradual, por lo que hay que empezar a tomarlos antes de la exposición continuada al sol. Vigor Sol es nuestro complemento de cabecera para potenciar el bronceado y está causando furor en las redes sociales. Puedes acercarte a tu tienda Santiveri más cercana a por él.

VigorSol complemento nutricional a base de betacaroteno para un bronceado natural

3. Dieta probronceado

Siguiendo en la línea de potenciar el bronceado desde dentro, la dieta es un pilar fundamental en este sentido. Hay que incluir en el menú de verano alimentos ricos en betacarotenos (frutas y verduras rojas, naranjas y amarillas), que favorecen la producción de melanina; en vitamina E, con poder antioxidante y por tanto antiedad (germen de trigo), y en omega 3 (pescado azul o perlas DHA + EPA), para un buen mantenimiento general de la piel.

4. Ante todo recuerda

. Hay que usar protectores solares siempre que se esté al aire libre e incluso en días nublados.

. Evitar las cabinas de rayos UVA ya que según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), “el uso de lámparas de radiación UV aumenta el riesgo de daños cutáneos, cáncer y lesiones oculares”. Broncearse en estas cabinas, a diferencia de broncearse con baños solares, no sólo envejece más rápido la piel, sino que afecta su textura, modifica el ADN de las células y provoca la aparición de manchas.

. Protegerse del sol usando gorra o sombrero y gafas de sol.

. Beber suficiente agua para hidratar la piel.

. No exponer directamente al sol a bebés y niños menores de 3 años.

. Revisar los lunares que aparecen en la piel y si se notan cambios, consultar al dermatólogo.

. Los fotoprotectores deben aplicarse 5 minutos antes de la exposición solar y repetir la aplicación cada 2 o 4 horas. Aunque sean resistentes al agua, su efecto puede disminuir, así que hay que volver a aplicarlos después de un chapuzón. No es prudente usar las cremas solares de la temporada pasada. Generalmente, o caducan o no se conservan en las condiciones adecuadas.

. Es mejor secarse después de cada baño para evitar el efecto lupa del sol sobre la piel mojada.

. Hay que evitar exponerse al sol entre las 12 h y las 16 h ya que es cuando más quema y hacer pequeños exposiciones al sol de 20-30 minutos.

1 comentario

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>