¿Eres un adicto a pensar? 10 trucos para desconectar

Desconectar

Desconectar. Tan fácil de decir, y tan difícil de hacer, a veces. Ojalá nuestro cerebro tuviera un interruptor que nos permitiera olvidarnos del trabajo y de nuestros problemas al llegar a casa, al meternos en la cama, al irnos de fin de semana o de vacaciones. Si estás leyendo esto, es probable que sea porque te resulte complicado dejar tus pensamientos a un lado y que te angustien, y puede que seas un adicto a pensar.

Prueba a descalzarte y cerrar los ojos, y céntrate en las sensaciones que te llegan a través de la planta de los pies. ¿Verdad que si nos concentramos en uno de nuestros sentidos somos plenamente conscientes de él y domina en nuestra percepción de la realidad? En un mundo centrado en el pensamiento, éste, y no la vista, el oído, el olfato, el gusto o el tacto, acostumbra a ser la vía principal a través de la cual experimentamos la realidad. Para desconectar, es clave desarrollar una nueva relación con el pensamiento, y trabajar para que éste sea una parte de la experiencia y no el que la domine. A continuación, os proponemos unos trucos para que halléis el interruptor de vuestro cerebro y desconectéis de una vez por todas:

1. Practica el mindfulness, o lo que es lo mismo, presta atención de manera consciente a lo que estás experimentando en este momento con interés, curiosidad y aceptación. Dicho de otra forma, intenta centrarte en las sensaciones que estás teniendo y deja de lado el pensamiento. Por ejemplo, por la mañana, cuando te estés duchando, en lugar de hacer un listado de todo lo que tienes que hacer a lo largo del día, disfruta de la sensación de estar bajo el agua caliente.

2. Sal a pasear, solo o acompañado, y presta atención a la luz, la brisa, los sonidos y el resto de sensaciones que lleguen a tu cuerpo.

sin zapatos

3. Ralentízate. En lugar de llenar tus días de mil y una actividades, intenta hacer menos y dedicarles más tiempo y de más calidad. Juega con tus hijos, lee aquel libro que acumula polvo en la mesilla de noche, dedica tiempo a cocinar, recupera el placer por la buena música o por ver una película.

4. Sé bondadoso contigo mismo, en lugar de flagelarte.

5. No procrastines. Si dejas las tareas para el último momento, te sentirás más estresado e ineficiente, y no podrás dejar de pensar en lo que dejaste por hacer.

6. Practica deporte. No sólo te pondrás en forma, sino que eleva los niveles de dopamina y serotonina y funcionan como antidepresivo.

7. Cuando puedas, haz la siesta y duerme sin despertador para disfrutar del simple placer de dormir.

8. Deja de lado el móvil. ¿Cuántas veces hemos tuiteado, actualizado el estado en Facebook o respondido mensajes mientras estamos en una cena con amigos o en un concierto? ¿Y cuántas hemos consultado el correo del trabajo cuando ya ha acabado la jornada laboral o durante las vacaciones? Una opción para reducir nuestra dependencia del móvil es imponerse límites y consultarlo en determinados momentos del día.

9. Establece un tiempo concreto al día para pensar en tus problemas y buscarles soluciones, y relega toda preocupación a ese tiempo.

10. Medita. Dedica unos minutos al día a relajar la mente hasta liberar la consciencia. Siéntate en un lugar silencioso, cierra los ojos, sigue tu respiración y concéntrate en cada parte de tu cuerpo para detectar tensiones.

en el coche

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>