Beneficios de la jardinería que puede que no conozcas

¿Quieres ponerte en forma y ganar en tranquilidad y bienestar? No son necesarias ni dietas milagro, ni deportes extremos, ni gastarse un dineral en un balneario. La receta para conseguirlo es sencilla: hacen falta tierra, abono, agua, herramientas y semillas, bulbos o esquejes. Además, claro, de un par de manos, herramientas, tiempo y cariño. Como habrás adivinado, hablo de la jardinería, una actividad que no sólo relaja y divierte, sino que también gratifica: si la practicas bien y eres constante, conseguirás que tu terraza, balcón o jardín, sea la envidia del vecindario. ¿Y qué me dices del gustazo que da salir a tomar el fresco y pensar que si el jardín luce verde y frondoso es gracias a ti?

Los beneficios de practicar la jardinería se resumen en los siguientes:

1. Cuida la mente. Estar al aire libre y en contacto con la naturaleza, realizar una actividad manual pero también mental (ya que implica aplicar la lógica y resolver problemas) y tener la responsabilidad de cuidar de las plantas en el día a día, liberan la mente del estrés diario y garantizan, por tanto, el bienestar psicológico y emocional.

De hecho, la jardinería se utiliza como terapia en personas que sufren depresión, y según parece, reduce el riesgo de sufrir Alzheimer.

2. Cuida el alma. Aunque no expresen sentimientos, las plantas no dejan de ser seres vivos que necesitan nuestro cuidado y atención, y de alguna forma, al practicar la jardinería establecemos un vínculo afectivo, nos sentimos útiles y vemos el resultado de nuestro esfuerzo. Es más, ser testigos de cómo la semilla que plantamos se ha convertido en una planta hermosa es un buen antídoto contra la baja autoestima.

3. Cuida el cuerpo. Practicar la jardinería requiere una actividad física moderada: cargar con peso, cavar, arrancar hierbajos, podar… Por tanto, repercute en el control de peso, en la fortaleza y la agilidad, e, incluso, según algunos estudios científicos, las mujeres que la practican sufren de menos osteoporosis. Puede que sea porque al estar expuestos al sol, sintetizamos vitamina D, una sustancia clave para fijar el calcio en los huesos.

¿Qué, te hemos convencido para que te remangues y te pongas manos a la obra? Si quieres empezar desde ya mismo échale un vistazo a la fotogalería de esta misma entrada, donde encontrarás originales propuestas para hacer un pequeño jardín urbano vertical.

1 comentario

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>