Hongos medicinales: refuerzan el sistema inmune naturalmente

hongos medicinales
Los hongos medicinales son valiosos remedios naturales utilizados en muchas culturas antiguas y en casi todas las escuelas medicinales. Las primeras referencias a su utilización datan de hace más de 4.000 años.

Los hongos medicinales, también conocidos como setas medicinales, se han utilizado durante miles de años, como alimento o en forma de preparado medicinal, para mejorar el bienestar físico y energético del organismo. La primera referencia data de hace más de 2400 años, cuando el emperador-dios Shennong  describió al reishi, el hongo de la eterna juventud, como un hongo que alarga la vida, mejora la salud y armoniza las funciones del cuerpo, la mente y el espíritu.

La micoterapia avanza

La micoterapia aprovecha las cualidades medicinales de los hongos para mejora el bienestar y el equilibrio energético del organismo. En los últimos 30 años se han realizado numerosas investigaciones científicas dirigidas a estudiar los principios activos de los hongos medicinales, y entender qué efectos terapéuticos ejercen en nuestro organismo. Estos estudios han mostrado que algunas de las cualidades más destacables de estos organismos son:

  • Proteger de los radicales libres
  • Ser inmunomoduladores
  • Ser antienvejecimiento
  • Desintoxicar y depurar el organismo
  • Tonificar las articulaciones
  • Dar energía y ayudar a retrasar la fatiga
  • Ser prebióticos

Beta-glucanos: los principios activos

Los hongos aportan gran cantidad de principios activos que van desde  beta-glucanos, a lectinas, esteroles, triterpenos, estatinas naturales, antioxidantes y adenosina. De estos principios activos, los beta-glucanos son uno de los más interesantes ya que se definen como BRM (Biological Response Modifiers), es decir, sustancias Modificadoras de la Respuesta Biológica, que actúan modulando y regulando las defensas del organismo. La línea Micosan de Santiveri tiene un alto contenido en beta-glucanos.

Un refuerzo para las defensas

El entorno en el que vivimos hoy en día nos expone a muchas fuentes de estrés: el tabaco, la contaminación, los químicos ambientales, los aditivos químicos que se añaden a los alimentos, el estrés físico y mental, los fármacos, las radiaciones, las ondas electromagnéticas, etc.

La incapacidad para gestionar una situación de estrés demasiado intensa o prolongada en el tiempo, hace que nuestro organismo vaya perdiendo facultades, aparezcan desequilibrios en el funcionamiento del sistema inmunitario y la aparición de enfermedades que pueden llegar a hacerse crónicas, como problemas cardiovasculares, enfermedades autoinmunes, tumores, depresión, problemas digestivos, alergias, etc.

Los hongos medicinales o terapéuticos ayudan a mejorar la capacidad de gestión del estrés de nuestro organismo, favoreciendo el reequilibrio general y la recuperación de sus funciones. Son tónicos que refuerzan el organismo gracias a su riqueza en beta-glucanos, lectinas, esteroles, triterpenos, estatinas naturales y adenosina.

Las hongos medicinales ayudan a gestionar mejor el estrés, reequilibrar el organismo y reforzar nuestras defensas.

Los hongos como prebióticos

Los hongos poseen fibras prebióticas que nutren y cuidan la microbiota intestinal, promoviendo el crecimiento de microorganismos probióticos, que son bacterias beneficiosas y que entre otras funciones, ayudan a mantener nuestro sistema inmune más activo. Además de fibras prebióticas, las setas medicinales tienen sustancias como los terpenoides, que ejercen una acción microbiocida, es decir que matan a los microorganismos, pero respetando a las bacterias probióticas beneficiosas.

¿Te ha gustado este post? Si quieres recibir más informaciones como esta, directamente en tu buzón, suscríbete a nuestra newletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>