Depuración, el primer paso para sentirte más sano y revitalizado

Depuración - Depurazione Santiveri Bilixir Drenaxir

Igual que las máquinas funcionan mejor cuando están limpias y bien lubricadas, a nuestro cuerpo también le va bien una cura de depuración de vez en cuando para estar más fuerte, resistir mejor las infecciones y estar más sano y revitalizado. ¡Incluso nuestro aspecto y figura mejoran con un cuerpo bien depurado!

Combinando plantas depurativas ganamos poder de depuración y facilitamos la eliminación de tóxicos, algo muy recomendable en los cambios de estación

Las plantas medicinales son un estupendo recurso terapéutico para de hacer una cura de depuración. Nos podemos beneficiar de ellas usándolas a dos niveles:

  • Potenciando las funciones hepáticas
  • Abriendo las vías de eliminación de residuos

Primero: refuerza tu hígado, tu máquina de depuración

El hígado es uno de los órganos más implicados en los procesos de desintoxicación y eliminación de toxinas. Posee una maquinaria enzimática que neutraliza tóxicos y otras sustancias nocivas, que acaban siendo eliminadas a través de la bilis.

Pero depurar no es la única función del hígado, este órgano también es esencial en el proceso de digestión. Por eso hay tres grupos de plantas que son especialmente útiles para cuidar su salud y su buen funcionamiento:

Plantas colagogas y coloréticas, son plantas que estimulan la producción y secreción de sales biliares en el intestino. De este modo mejora tanto la digestión de las grasas y como la eliminación de tóxicos y residuos a través de la bilis. Las más efectivas son la alcachofera (Cynara scolymus L.), el diente de león (Taraxacum officinale Web.), la genciana (Gentiana lutea L.), la cúrcuma (Curcuma longa L.), la milenrama (Achillea millefolium L.) y el boldo (Peumus boldus Molina).

Descubre más sobre la alcachofera aquí

Plantas antioxidantes y antitóxicos, son plantas que ayudan a neutralizar la acción nociva de los tóxicos a través de distintas acciones: la cúrcuma (Curcuma longa L.) y el boldo (Peumus boldus Molina) poseen sustancias antioxidantes que cuidan al hígado de los oxidantes y sustancias perjudiciales que se producen durante los procesos de depuración hepáticos. El cardo (Cnicus benedictus L.) es un estabilizador de la membrana celular y un buen protector frente a cualquier tipo de toxina. La ortiga (Urtica dioica L.) es depurativa y alcalinizante por lo que facilita la eliminación de los residuos ácidos del metabolismo.

Plantas digestivas, son muy recomendables para evitar sobrecargas que saturen al hígado. Sus funciones van desde ayudar a mejorar la digestión, evitar espasmos, flatulencias y digestiones pesadas, hasta prevenir y aliviar malestares digestivos. Las más destacables son la mejorana (Origanum majorana L.), la menta (Mentha sp.), la genciana (Gentiana lutea L.), la milenrama (Achillea millefolium L.), la cúrcuma (Curcuma longa L.), la manzanilla (Matricaria chamomilla L.), el trébol de agua (Menyanthes trifoliata L.) y el hinojo (Foeniculum vulgare Miller).

Segundo: abre tus vías de eliminación

Una vez tu maquinaria de depuración, tu hígado, está a punto, conviene abrir las vías de eliminación para que las toxinas salgan de nuestro organismos. Las principales vías de eliminación son a través de la bilis, la orina, la sudoración y estimulando la evacuación intestinal. Lograremos un mayor efecto depurador cuando se abran todas las vías simultanea y coordinadamente. Las plantas que más ayudan son:

A través de la bilis: el boldo (Peumus boldus Molina), la alcachofa (Cynara scolymus L.) y el diente de león (Taraxacum officinale Web.), que contribuyen a las funciones desintoxicantes del hígado y a la eliminación de residuos por vía biliar.

A través de la sudoración: la zarzaparrilla (Smilax aspera), la ortiga (Urtica dioica L.), la bardana (Arctium lappa) y la flor de saúco (Sambucus nigra L.). Estas plantas se han usado tradicionalmente para la depuración y el drenaje de problemas de la piel ya que estimulan la sudoración y a través de esta la eliminación de sustancias tóxicas.

A través de la orina: la cola de caballo (Equisetum arvense), el abedul (Betula pendula), la bardana (Arctium lappa) y la ortiga (Urtica dioica L.), que estimulan la eliminación de líquidos y toxinas a través de la orina.

Estimulando el tránsito intestinal: la alcachofera (Cynara scolymus L.), el diente de león (Taraxacum officinale Web.) y la zarzaparrilla (Smilax aspera), que ayudan a regular el tránsito, favoreciendo la eliminación de deshechos y toxinas a través de las heces.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter.

2 comentarios

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>