¿Te sientes cansado? quizás tengas anemia

Anemia Ferroxir Forte Santiveri

El cansancio y la sensación de falta de energía son habituales en primavera y otoño. Pero si esas sensaciones te acompañan durante mucho tiempo, sería recomendable que revises si tienes anemia.

¿Qué es la anemia?

La anemia se define como una disminución en el número de glóbulos rojos (hematíes) o de los niveles de hemoglobina en sangre. Así que una analítica será lo más adecuado para detectar si tienes anemia. Sin embargo, hay algunos síntomas que pueden alertarnos de que estamos un poco anémicos como es estar continuamente cansados, estar pálidos, tener dolor de cabeza, cambios de humor, falta de concentración o de memoria, que se nos caiga el pelo, que las uñas se rompan con facilidad o experimentar mareos al levantarse, entre otras.

¿Cuáles son las causas de la anemia?

La anemia puede aparecer como consecuencia de una enfermedad previa, pero generalmente se debe a un tema dietético. El hierro, la vitamina B12 y el ácido fólico son nutrientes imprescindibles para que nuestro cuerpo fabrique hemoglobina y glóbulos rojos, y si los tomamos en menor cantidad de lo que necesitamos aparece la anemia.

Las personas con mayor probabilidad de tener anemia son:

  •         Mujeres en edad fértil, por la pérdida de sangre menstrual.
  •         Embarazadas y mujeres que estén lactando.
  •         Deportistas
  •         Niños en fase de crecimiento
  •         Ancianos
  •         Personas que sigan una dieta inadecuada y poco variada
  •         Personas que siguen una dieta vegana

Hierro contra la anemia ferropénica

El hierro es un mineral que forma parte de la hemoglobina, una proteína que está dentro de los glóbulos rojos y se encarga de transportar el oxígeno y el dióxido de carbono por todo nuestro organismo. Cuando no ingerimos suficiente hierro, bajan nuestros niveles de hemoglobina en sangre y aparece la anemia ferropénica.

El hierro lo encontramos en las carnes rojas, los huevos y también en alimentos de origen vegetal como legumbres, lechuga, maíz y espinacas, que se recomienda tomar junto con alimentos ricos en vitamina C (cítricos, pimientos) que aumentan su absorción.

B12 y ácido fólico contra la anemia megaloblástica

La vitamina B12 y el ácido fólico (vitamina B5) participan en la división de los glóbulos rojos (eritrocitos), por eso cuando uno de las dos fallas, los glóbulos rojos se forman mal y acaban muriendo antes de desarrollarse por completo.

La deficiencia en ácido fólico suele ser rara, porque es una vitamina muy presente en verduras y frutas y lo absorbemos en gran cantidad, casi un 70%. Solo cuando tomamos algunos tipos de medicamentos (anticonceptivos, barbitúricos, tratamientos contra el cáncer) puede verse dificultada su absorción y aparecer una deficiencia que acabe provocando una anemia megaloblástica.

La deficiencia de vitamina B12 (cianocobalamina) sin embargo, sí que suele ser más frecuente. Se trata de una vitamina que solo encontramos en alimentos de origen animal (carne rojas, huevos), y que también está presente en algunas algas unicelulares enriquecidas como el alga espirulina o la chlorella. Otra característica especial de esta vitamina es que puede ser degradada por los enzimas digestivos, de modo que para que pueda llegar al intestino y ser absorbida, nuestro cuerpo debe producir una glucoproteína llamada factor intrínseco de Castle que la mantiene a salvo hasta ser absorbida.

Las propiedades benéficas de las “verduras acuáticas”

Las personas mayores suelen desarrollar anemia megaloblástica porque producen poco factor intrínseco, pero no son los únicos, los deportistas, vegetarianos y especialmente quienes siguen una dieta vegana, también son muy propenso a desarrollar este tipo de anemia por culpa de una ingesta deficiente de esta vitamina.

120 días de vida

Un glóbulo rojo vive entre 100 y 120 días, de modo que para prevenir una anemia también es importante que nuestros eritrocitos alcancen la vejez lo más tarde posible. Las vitaminas C y E protegen a los glóbulos rojos de los radicales libre y frenan su deterioro.

Encontramos vitamina C en las frutas y verduras frescas, y la vitamina E está presente sobre todo en el aceite de germen de trigo.

Complementos antianemia

  • Espirulina chlorella, aportan vitamina B12 natural.
  • Complementos de hierro en forma de bisglicinato ferroso, que se tolera y absorbe mejor.
  • Suplementos de vitamina C.
  • Germen de trigo y levadura de cerveza que aporta hierro y antioxidantes.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/es/newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>