Arándanos rojos, y ponle freno a las infecciones urinarias

Arándanos rojos infecciones urinarias - Mirtilli rossi contro le infezioni urinarie

Los arándanos rojos son el mejor recurso si tienes tendencia a sufrir cistitis (infecciones urinarias). Recomendados por médicos, por naturópatas y otros profesionales de la salud, estas pequeñas bayas tienen principios activos (proantocianidinas) que ayudan a prevenir y tratar estas molestas infecciones.

Los arándanos rojos o cranberrys (Vaccinium macrocarpon) son pequeñas bayas que crecen en un arbusto típico de Norteamérica. Estas pequeñas bayas han sido un alimento-medicina muy utilizado durante siglos por los indios americanos, que los han usado desde entonces para sanar heridas a aliviar dolores.

En la actualidad la popularidad de esta humilde baya ha crecido muchísimo y ha demostrado que es una buena alternativa para ayudar a prevenir y tratar las infecciones urinarias y otras enfermedades causadas por bacterias.

Arándanos rojos antibacterias

Muchas bacterias utilizan una estrategia peculiar y muy eficiente para invadir nuestro organismo, que es la de producir unas proteínas superficiales, adhesinas, con las cuales se enganchan sobre nuestros tejidos y crecen formando una película sobre ellos.  Esto no solo favorece la invasión bacteriana, sino que además dificulta la acción de nuestras defensas, ya que se forma como una película bacteriana donde nuestras células inmunitarias no pueden entrar.

Durante muchos años, los arándanos rojos han sido considerados un remedio casero muy efectivo para ayudar a tratar distintos tipos de infecciones, pero no fue hasta 1998 cuando un equipo de la Rutgers University de New Jersey, identificó la molécula responsable de este efecto: se trata de un tipo de proantocianidinas que se encuentra en estas bayas.

Las proantocianidinas se unen a las adhesinas de las bacterias, bloqueándolas e impidiendo de este modo que puedan engancharse a nuestros tejidos y crecer, y ayudando así a nuestro sistema inmunitario a prevenir estas infecciones.

Escherichia coli  y cistitis

La mayoría de infecciones urinarias están producidas por la bacteria Escherichia coli (E. coli), un microorganismo que forma parte de nuestra flora intestinal y que es normal que esté en esa parte de nuestro organismo. El problema lo encontramos cuando esta bacteria invade otras regiones de nuestro cuerpo como las vías urinarias. En estos casos la bacteria llega hasta el tracto urinario y allí empiezan a reproducirse y a unirse a los tejidos, gracias a las adhesinas. Así empieza la infección.

Las infecciones urinarias son unas de las más frecuentes.  Se calcula que la mitad de las mujeres sufrirán una infección urinaria, al menos una vez en su vida. Son infecciones mucho más frecuente entre los 20 y los 55 años de edad y en muchos casos se producen repetidamente hasta 3 veces o más al año.  Además en el caso de las mujeres embarazadas esta incidencia se duplica.

Cuando tomamos arándanos rojos, absorbemos sus proantocianidinas en el intestino y de ahí llegan a la sangre para luego ser eliminadas a través de la orina. Ahí es donde ejercen su acción preventiva y terapéutica, ya que las proantocianidinas ayudan a evitar que las bacterias se enganchen y que sean eliminadas con el fluido normal de orina. De ese modo evitamos la infección, pero también ayudamos a eliminarla más rápidamente si ya ha aparecido.

8 trucos para prevenir la cistitis

Protección las 24 horas

El efecto antiadherente de las proantocianidinas de los arándanos rojos se nota a las 4 horas de haberlos tomado, y va aumentando hasta las 8 horas, manteniendo su protección de 12 a 24 horas más.

Los expertos recomiendan tomar 36 mg de proantocianidinas de arándanos rojos al día, si queremos prevenir o tratar una infección urinaria.

Cómo elegirlos

Es importante no confundir los arándanos rojos con otros tipos como los arándanos azules (Vaccinium cyanococcus). En cuanto a cómo tomarlos, hoy en día disponemos de muchas presentaciones. Los puedes encontrar:

  • Desecados:   Son muy sabrosos y constituyen un aperitivo rápido y revitalizante.  Se pueden añadir a mueslis, yogures, macedonias, salsas dulces y saladas, aperitivos, distintas recetas de carne, pescado, etc.
  • Néctar o zumo: posee un sabor ligeramente ácido y muy afrutado por lo que casa a la perfección con zumos como el de manzana.
  • Zumo concentrado: se trata del zumo de arándano concentrado hasta lograr una concentración de unos 180 mg cada 100 ml o 36 mg cada 20 ml (2 cucharadas).
  • En cápsulas: es una forma rápida y cómoda de tomar arándanos rojos.
  • Frescos: su mejor temporada es de septiembre a enero y se pueden tomar solos, con yogur, en pasteles, macedonias…

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/es/newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>