Cistitis, la infección urinaria más frecuente del verano

cistitis infecciones urinarias arándanos rojos

¿Cuántas veces te has quedado con bañador mojado después de un refrescante chapuzón en la playa o en la piscina? Seguro que muchas veces, pero ¿sabías que eso es uno de los factores de riesgo para que tenga una cistitis. Esa es la razón por la que este tipo de infección urinaria es tan frecuente en verano.

Cistitis ¿Quién la causa?

La cistitis es una de las infecciones urinarias más frecuentes y que más afecta a las mujeres. La bacteria que la provoca en la mayoría de las ocasiones es la Escherichia coli, una bacteria que encontramos formando parte de la microbiota intestinal.

1 de cada 4 mujeres padecerá cistitis en algún momento de su vida, siendo más probable en verano y en el 90% de los casos la provoca la bacteria Escherichia coli.

Pero ¿Si forma parte de la microbiota, porque causa infecciones? La razón es sencilla, las bacterias de la microbiota resultan beneficiosas en los lugares donde están en condiciones normales, pero si acceden a otras zonas de nuestro organismo, es cuando pueden multiplicarse excesivamente y provocar una infección. Por esta razón, cuando la Escherichia coli llega desde la zona anal hasta las vías urinarias, se multiplica y puede causar infecciones.

Cómo ponerle freno

Cuando la Escherichia coli accede a nuestras vías urinarias, se engancha a las paredes a través de unas estructuras que llamamos fimbrias y que son como pelillos que se van pegando a nuestras células. Así se va formando una capa bacteriana sobre nuestros conductos urinarios, capa que se llama biofilm y que además de quedar enganchada con más fuerza es más difícil de eliminar porque se vuelve más resistente a los antibióticos.

Arándano rojo, para evitar el biofilm

El arándano rojo (Vaccinium macrocarpum) es un arbusto que produce un fruto muy rico en proantocianidinas (PACs) unas sustancias que hacen que las bacterias no puedan formar bien sus biofilms y por tanto que las infecciones no lleguen a producirse e incluso que sean más fácil de eliminar.

.

Para ayudar a prevenir y tratar las cistitis se recomienda tomar 36 mg de proantocianidinas al día.

.

Una ventaja adicional de las proantocianidinas es que llegan activas hasta la zona de la infección, donde las bacterias se están reproduciendo. Esto lo conseguimos porque después de ingerirlas pasan a la sangre y de ahí hasta las vías urinarias, a través de la propia orina.

Probióticos que equilibran tu flora

Mantener la flora intestinal en equilibrio también ayuda a mantener controlada la cistitis, sobre todo después de la menopausia. En esta etapa femenina suele haber cambios en la microbiota intestinal que hace que las infecciones urinarias se hagan más frecuentes. Algo similar pasa también durante el embarazo.

Recurrir a probióticos, sobre todo si están combinados con plantas diuréticas como la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) y inmunoestimulantes, como la equinácea (Echinacea purpurea) que aumenten el flujo de orina, ayuda a prevenir las cistitis.

10 consejos anticistitis

Podemos evitar las cistitis poniendo en práctica estas tácticas:

  1. Usa ropa interior poco ajustada y hecha con tejidos que dejen transpirar, sobre todo tejidos naturales como algodón, seda o confeccionados con otros tipos de fibras naturales.
  2. Después de bañarte en el mar o en la piscina no te quedes con el bañador mojado durante mucho tiempo ya que la humedad favorece el crecimiento bacteriano.
  3. Evita los pantalones ajustados que impidan una buena transpiración y que además pueden irritar la piel y mucosa de toda la zona urogenital.
  4. Bebe al menos 2 litros de agua al día, tomando un vaso de agua cada 2 o 3 horas.
  5. No aguantes las ganas de orinar y hazlo con la frecuencia que sea necesaria, de esta forma no dejarás tiempo para que las bacterias se multipliquen.
  6. Después de usar el inodoro límpiate siempre de delante hacia atrás.
  7. Sécate bien después de la ducha.
  8. Mantén una buena higiene de toda la zona urogenital y no uses jabones que puedan irritar la zona urogenital o que sean demasiado fuertes ya que la flora de esa zona ejerce una acción protectora frente a bacterias patógenas y esos productos pueden afectarla negativamente.
  9. Mantén un tránsito intestinal regular, ya que se ha visto que tras periodos de estreñimiento y o de diarrea, la frecuencia de sufrir una infección urinaria es más elevada.
  10. Opta por la ducha en lugar de por el baño.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/es/newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>