Botiquín de verano para esguinces, golpes y torceduras

Esguinces, golpes y quemaduras, tratamientos naturales

El verano ya está aquí y todos estamos deseando que llegue el momento de coger las maletas y marcharnos de vacaciones en familia, con amigos o incluso en solitario. Pero hasta en las vacaciones más perfectas podemos hacernos esguinces, darnos un golpe o sufrir una tortícolis por culpa de un viaje largo.

Para garantizarnos unas vacaciones más felices y sin incidentes imprevistos contamos con algunas plantas que se aplican en forma de crema y que nos pueden hacer más livianos estos pequeños accidentes.

Un masaje con una crema a base de árnica es una de las mejores opciones para aliviar esguinces, torceduras y golpes.

El poder de un masaje

A los beneficios de aplicarnos una crema de plantas tenemos que sumar el poder del masaje. Porque el simple hecho de masajear la piel ya tiene un efecto terapéutico, calmante e incluso placentero.

Esta estrategia sobre todo es útil cuando es un niño el accidentado. Y es que un masajito con unas palabras consoladoras ayuda a cualquier niño a calmar el dolor y pasar el susto más rápidamente.

Como aliviar golpes y dolores musculares

En las vacaciones invitan a hacer excursiones al campo, pícnic, jugar en la playa…  y hay muchas situaciones en las que podemos sufrir pequeños accidentes. En esos casos existen distintas plantas, y combinaciones de estas que nos pueden ayudar a calmar golpes, esguinces, contracturas e incluso torceduras, tortícolis y lumbagos.

Regular temperatura de la zona afectada también nos ayuda. Mientras que enfriando ayudamos a controlar la inflamación antes de aparezca, calentando favorecemos el riego sanguíneo y el alivio del dolor.

Árnica para golpes y contracturas

La crema de árnica (Arnica montana) es muy socorrida para aliviar golpes y dolores causados por contracturas y esguinces, gracias a dos grandes cualidades. En primer lugar el árnica tiene helenalina una sustancia antiinflamatoria que ayuda a calmar el dolor. Y en segundo lugar, esta planta ayuda a mejora la circulación sanguínea en la zona afectada, aliviando moratones y hematomas y ayudando a que desaparezcan más rápidamente, mientras favorece la eliminación de las sustancias inflamatorias causantes del dolor.

Calentar para aliviar contracturas

Cuando queremos tratar un problema que arrastramos desde hace tiempo, podemos potenciar el efecto antiinflamatorio y calmante del árnica combinándolo con otras plantas como canela, in­cienso y mirra. Estas tres plantas hacen que la zona se caliente aumentando el riego sanguíneo, y que de ese modo baje la inflamación. Este efecto calor nos será muy útil sobre todo para calmar contracturas musculares, por ejemplo causadas por dormir en una mala postura (tortícolis) o por tensión nerviosa.

Enfriar para tratar esguinces y contusiones

Cuando queremos tratar esguinces, golpes y torceduras que nos acabamos de hacer, vale la pena recurrir a plantas antiinflamatorias como el famoso sauce (Salix alba) del cual se extrae el ácido salicílico o plantas de propiedades antiinflamatorias como la boswellia (Boswellia serrata) y el  harpagofito (Harpagophytum procumbens). Estas plantas trabajan combinadamente para calmar el dolor y resultan más efectivas si están combinadas con aceites esenciales que enfríen la zona y ayude a aliviar la inflamación, como el aceite esencial de menta (mentol).

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>